Contrato de Agencia

 In Agentes Comerciales, Contratos, Distribución

El contrato de Agencia puede ser entendido como toda colaboración con carácter estable o duradera en el tiempo realizada por el propio agente, por la cual promueve o promueve y concluye éste en nombre y por cuenta del principal contratos de las más variada naturaleza. Siendo así, hay veces que el agente únicamente busca clientes, y otras, además, contrata con ellos en nombre de la empresa a la que representa. Operaciones contractuales que pueden estar dirigidas a la circulación de mercancías, a la circulación de bienes muebles e incluso de servicios.

La creación de la regulación legal del contrato de agencia si bien resultó compleja y con problemas, en la actualidad está regulada en la Ley 12/1992, de 27 de mayo, sobre el contrato de agencia, publicada en el Boletín Oficial del Estado de 29 de mayo de 1992 (1992-05-29) y tiene su origen normativo en la Directiva 86/653/CEE, de 18 de diciembre de 1986, directiva que establece la coordinación de los Estados miembros en todo lo que sea referido a los agente comerciales independientes.

Es un contrato con marcado carácter mercantil, correspondiendo a las disposiciones generales la regulación del objeto, el contenido y extinción del contrato de agencia; Y debido al régimen jurídico del propio contrato, se encuentra configurado bajo el principio general de la imperatividad de los preceptos de la Ley, salvo que se exprese en contrario.

En cuanto al objeto, la nota más característica en el contrato de agencia es que tiene un componente diferenciador a los demás contratos de relación comercial, como puede ser con el de representante de comercio, es el carácter de intermediario independiente que tiene el agente. Es decir, el agente, ya sea una persona física o jurídica, tiene una autonomía y una independencia de actuación que lo establece como un intermediario independiente, esto es, el agente es independiente respecto de la persona por cuenta de la que actúa.

Esta independencia de actuación, dota al agente de libertar como un mero negociador, dedicado a la promoción de acto y operaciones de comercio, e incluso, poder concluir los actor que ha promovido.

Otra nota que caracteriza al contrato de agencia es que el agente comercial no actúa por cuenta propia, sino ajena, ya sea por uno o varios empresarios, y cuando concluye actos y operaciones de comercio debe hacerlo en nombre del principal. La exclusividad de actuación no es un rasgo que la defina, aunque puede pactarse.

Todo contrato de agencia está marcado por su exigencia de permanencia o de una notable estabilidad, el carácter duradero en el tiempo hace que se trate de un contrato de duración. La directiva intentando evitar confusión a la nota de duración, aclara que puede ser por tiempo determinado o indefinido, pues “tan permanente es una agencia por tiempo indeterminado, como una agencia por un año o por varios”.

Como último carácter propio del contrato de agencia sería la retribución del agente, no se incluyen en este figura a los agentes no remunerados por su actuación, debiéndose fijar la remuneración conforme a los usos. Así, como también, quedan excluidos del contrato de agencia a los agentes que estén dedicados a la actuación en mercados secundarios oficiales o reglamentados de valores.

Por su parte, en lo relativo al contenido del contrato de agencia, debe de establecerse la actuación del agente, que obligaciones tienen las partes, lo concerniente a la remuneración, lo referente al pacto sobre limitación de la competencia del agente una vez finalizado el contrato, y por último, la documentación del contrato.

Para terminar, la extinción del contrato de agencia, según se haya pactado la duración del mismo, por tiempo determinado o por tiempo indefinido, correspondiendo en el primero, al vencimiento del término pactado, y respecto al segundo, con la denuncia unilateral de las partes, debiendo de requerir un preaviso previo correspondiente según el periodo de vigencia del contrato.

Si bien, se contempla en la ley unos supuestos que no requieren de preaviso para la extinción del contrato, como el incumplimiento de las obligaciones, de un lado, y la quiebra y la suspensión de pagos de la contraparte, de otro. Ya que el posible incumplimiento de la empresa con el agente, da lugar a una indemnización debida al agente en caso de extinción del contrato, como es por razón de clientela, así como por daños y perjuicios.

 

Recommended Posts

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
contrato de distribución